lunes, 14 de diciembre de 2009

Esto es una joda, ¿dónde está la cámara, Marcelo?


¡Ay! El Niño Mauricio no para, cada funcionario que designa es peor que el anterior.

Parece que Mauricio tiene problemas para armar sus equipos, y eso que durante la campaña prometió que estaba listo y que tenía a los mejores hombres.

Si se repasan algunos de los bellos personajes que pasaron por la fábula PRO, es posible encontrar, por ejemplo, allá por el año 2007 a un Ministro de Cultura cuyo única vinculación con ese ámbito era ser editor de libros de tercera, y que argumentaba que el arte contemporáneo no era arte; que los artistas “pegaban una curita en un lienzo” y decían que era una obra, y que en cambio “su mujer era una gran colorista”. Este pobre señor no pudo asumir el cargo porque le pidieron la renuncia antes que llegue la hora de tomarle juramento. Una cabal demostración de la solidez del equipo de Mauricio. Como reemplazo puso a Lombardi, un empresario de turismo delaruista, hábil para los negocios y para acomodarse a la realidad, pero, francamente, la cultura no era lo suyo.

Del renunciado Ministro de Espacio Público, Piccardo, no queda mucho por decir, salvo que, además de pagar fortuna con la redeterminación de precios de los contratos de la basura (¿se acuerdan que en alguna época Macri fue basurero?), se dedico a armar un grupo para-policial que se dedicaba a pegarle a la gente en situación de calle, que dicho sea de paso ha aumentado en los últimos dos años, producto de, como dijo el jefe del cardumen: “los desalojos se están realizando silenciosamente”, y en los desalojos participaban la patota para-policial de la UCEP.

Claro, no puede dejar de mencionarse al dinosaurio Young un ferviente defensor de los genocidas, además de un inútil importante, que tuvo un intrascendente paso por Control Comunal.

Lo que Macri hizo en materia de seguridad es un mamarracho y nos hemos dedicado a sus tropelías en post anteriores y que no vale la pena repetir.

Ahora… el último monigote que puso Macri en el Ministerio de Educación, Abel Posse, no solo es un facho y un troglodita, además es un estúpido que llega a decir cosas del estilo que con la utilización del preservativo “se preserva el cuerpo y se sigue enfermando el alma juvenil”, u “Hoy vemos degradación familiar, padres que no controlan a sus hijos, jóvenes drogados y estupidizados por el rock”.

Macri: si querías ponerlo a Posse en el Gabinete, lo hubieras puesto en Turismo, y si necesitabas a alguien para Educación lo hubieras puesto a Lombardi, si total ninguno de los dos sabe un carajo de educar, con la clara ventaja de que el segundo no es un hijo de puta, bocón y bravucón.

¿No será que el Gobierno de Macri es la más grande, grotesca y masiva joda armada para el programa de Tinelli?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada